Vivir con Migraña Crónica

La migraña crónica afecta no sólo a las vidas de las personas que trabajan, las que cuidan de su familia o aquellas con una vida social activa, sino que también afecta a los que dependen de ellos.

Para la mayoría de la gente, esto puede ser muy difícil de manejar, especialmente si los ataques son frecuentes.

Para ayudar a minimizar el número de ataques, es importante que identifiques los desencadenantes que hacen que la migraña comience, para poder evitarlos.

Consejos para el día a día

IDENTIFICA TUS
FACTORES DESENCADENANTES

Las migrañas y las cefaleas pueden desencadenarse por diferentes factores. La luz, los perfumes o el café son desencadenantes bien conocidos. Coméntaselo a tu familia para que pueda ayudarte a evitarlos.

NO ESPERES A QUE EL
DOLOR EMPIECE

Si reconoces una señal de aviso del comienzo de una migraña, para de hacer lo que estabas haciendo, bebe un par de vasos de agua, estírate y respira profundamente.

COME Y BEBE
RAZONABLEMENTE

Bebe mucha agua, limita la ingesta de bebidas azucaradas y con cafeína, y come regularmente para mantener los niveles de azúcar en sangre. Saltarse una comida hace que disminuyan bruscamente los niveles de azúcar,lo que puede ser un desencadenante de migraña. Si has identificado algún alimento desencadenante de migraña, evítalo.

EJERCICIO

El ejercicio regular puede ayudar a prevenir ataques y es bueno para tu salud en general.

DESCANSA

Mantén un patrón de sueño regular, incluso durante fin de semana, limitando el trasnochar.

HABLA CON TU JEFE

Coméntale tu situación y cómo la estás manejando, sobre todo si tienes ataques frecuentes. Consulta con tu médico para encontrar un tratamiento adecuado si ves que faltas mucho al trabajo por la migraña.

CUIDA TU POSTURA

Si trabajas en una oficina, evita desencadenantes de migraña como la mala postura o la vista cansada.

TÓMATE UN
DESCANSO

Levántate frecuentemente, incluso si es sólo para dar unos pasos. Así liberas tensión y rigidez. Coge un poco de aire fresco y haz algo de ejercicio durante las pausas y la comida, si fuera posible.

EVITA LUZ INTENSA
Y REFLEJOS

Si la luz desencadena tus migrañas, pon un filtro anti-reflejos en la pantalla de tu ordenador, y persianas para evitar la luz solar directa. Si estás entre paredes blancas o muy coloridas, o cerca de superficies pulidas que pueden reflejar la luz, solicita que te muevan a un lugar más apropiado.

CONTROLA EL ESTRÉS Y
LA CARGA DE TRABAJO

El ambiente laboral puede ser muy estresante, así que mantén un patrón de sueno regular y practica ejercicios de relajación (por ejemplo, de respiración). Estar bien organizado también ayuda, sobre todo si tienes que traspasar alguna tarea a tus colegas si te tienes que ausentar por un ataque.

NO OCULTES
TUS MIGRAÑAS

Ser abierto y honesto sobre tus migrañas es siempre mejor para evitar malentendidos sobre tus ausencias laborales, y te podrás sorprender de lo empáticos que pueden ser tus colegas.

SI SUFRES UN ATAQUE

Busca una habitación traquila y oscura donde puedas descansar, si fuera necesario. A veces, la medicación acompañada de un breve descanso puede permitirte continuar con tu trabajo.

SI NO PUEDES MÁS,
PIDE AYUDA

Si tienes cefaleas o migrañas frecuentes, y sientes que te está condicionando tu trabajo o vida familiar, habla con tu jefe o con el departamento de recursos humanos, y consulta con tu médico si puede adaptar tu tratamiento o derivarte al neurólogo especialista en Migraña.

Información sobre cookies

Esta página utiliza cookies para mejorar su experiencia en la navegación. Si continua navegando consideramos que acepta su uso.